Ingresso libero

Primer jardín público inaugurado en el Principado en 1816, se construyó sobre un terreno abandonado para dar trabajo a los habitantes cuando el Principado sufría hambre.

En su origen, los jardines de San Martín era un jardín típico mediterráneo (pinedas, robles verdes, mirtos, pistacheros...), y se completó más adelante con especies exóticas aclimatadas al ambiente.
Escondido al pie del camino, entre el Museo Oceanográfico y la Catedral, este marco de vegetación ofrece a los paseantes tantas sorpresas como vistas excepcionales sobre el «Gran Azul».
Sus vías sinuosas y escarpadas se conjugan con la ladera de la roca y ofrecen varios lugares de descanso para los visitantes. En el centro del jardín, estos podrán igualmente aprovechar de una refrescante pausa a orillas del estanque.
Vegetales de excepción y esculturas se unen en armonía en este lugar especial para comulgar arte y botánica. Sobre un promontorio encarado al Mediterráneo, los visitantes podrán descubrir una estatua de bronce del Príncipe Alberto I, el «Príncipe navegante», realizada por el artista Francis COGNE.

 Accesibilidad: el acceso para PMR se encuentra delante de la catedral o delante del vestíbulo del Museo Oceanográfico. No obstante, cuidado con algunas pendientes que pueden ser algo fuertes.

Entrada libre.