La Condamine, el corazón de Mónaco

Para vivir el Mónaco tradicional, vaya al mercado a la Condamine, una amplia explanada en el centro de la ciudad, que se colorea cada mañana con los puestos del mercado de hierbas; rodeado de soportales sombreados dónde se puede beber un aperitivo y restaurarse, al mismo tiempo que lee su periódico.

En frente, puede admirar la Rampe Major y sus dos puertas del siglo XVI, que suben hacia el Peñón.
Justo al lado, la zona peatonal de la rue Princesse Caroline ofrece a los paseantes un descenso hacia el puerto, en el que se han creado agradables adaptaciones paisajistas, y bonitas tiendas. En el Port Hercule, es un agradable lugar de paseo con numerosos bares, para beber una copa al sol.

Para los niños:  tiovivo cerca del Stade Nautique y espacio infantil en la parte baja de la zona peatonal Princesse Caroline.