Las otras grandes citas del año

  • Les Ballets de Monte-Carlo
    diciembre de 2019
  • Festival International du Cirque
    enero de 2020
  • Le Rallye Monte-Carlo
    enero de 2020
  • Spring Arts Festival
    marzo de 2020
  • Le Bal de la Rose
    marzo de 2020
  • Monte-Carlo Rolex Masters
    abril de 2020
  • Grand Prix de Formule 1 de Monaco
    mayo de 2020
  • Monaco Art en Ciel
    julio de 2020

Le Bal de la Rose

La Princesa Gracia de Mónaco creó el Baile de la Rosa en 1954. Cada año lo organiza el grupo Monte-Carlo SBM en la prestigiosa Salle des Etoiles del Sporting Monte-Carlo.

Un encuentro mundano
Este evento excepcional reúne al gotha y a la alta sociedad internacional para el primer gran encuentro mundano del año. Durante una velada, ilumina de fasto y luz el Principado, sumergiéndolo en un ambiente resplandeciente y festivo.
Hoy día, lo preside S.A.S el Príncipe Soberano Alberto II y S.A.R la Princesa Caroline de Hannover, el Baile de la Rosa es símbolo de glamour y mantiene la fascinante leyenda de Montecarlo, que contribuyó a crearlo. El aura es tal que atrae a numerosos anónimos deseosos de vivir ese sueño y magia de Mónaco.

Un Baile entre tradición y modernidad
Espectáculo resplandeciente en un decorado fabuloso, el Baile de la Rosa tiene cada año un tema diferente, representado por artistas, corrientes innovadoras… Los grandes nombres asumen la organización artística de la velada, dando vida al fasto que es el suyo, invitando a cada uno a vivir una dimensión casi onírica.
En marzo de 2013, año de celebración de los 150 años del Grupo Montecarlo SBM, el acontecimiento se rebautizó para la ocasión Baile de la Rosa del Peñón. Gracias a los talentos artísticos de Karl Lagerfeld, la Sala de las Estrellas se transformó en sala de baile «Bella y Pop». 

Una velada en favor de la Fundación Princesa Gracia
No obstante, el baile no es solamente un encuentro mundano, destinado únicamente a los placeres de la fiesta. Constituye, sobre todo, una obra benéfica de influencia internacional, cuyos beneficios de las tómbolas y demás premios excepcionales (esculturas, cuadros…) se transfieren íntegramente a la Fundación Princesa Gracia desde 1964. La vocación de esta fundación radica en ayudar a las personas en dificultad y a los niños desfavorecidos, llevando a cabo para ellos acciones humanitarias y filantrópicas.