Ver

Un Destino Comprometido

S.A.S. el Príncipe Alberto II defiende desde siempre una política de desarrollo sostenible, a nivel nacional a internacional.
Las medidas se centran en la biodiversidad, la gestión de recursos y la reducción de los gases de efecto invernadero.

LA POLÍTICA MEDIOAMBIENTAL

S.A.S. el Príncipe Alberto II se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al 50% en el Principado entre 1990 y 2030, y ha renovado su compromiso para alcanzar la "neutralidad en las emisiones de carbono" de aquí a 2050. A esto se añaden distintas medidas a favor de la defensa de los océanos, enmarcada en la problemática del cambio climático. Fuentes / más información

MEDIDAS ADOPTADAS

Conservar el patrimonio natural

La gestión del patrimonio natural es uno de los pilares de la política del gobierno. La Dirección del Medio Ambiente ha puesto en marcha programas de bases de datos y de seguimiento de especies marinas y terrestres. En el ámbito marino, el Principado protege su espacio marítimo: todas las aguas territoriales forman parte del santuario marino "Pelagos".
 En Mónaco se han creado dos reservas marinas. La primera, de cincuenta hectáreas, en los años setenta en Larvotto, posee una pradera de posidonia oceánica, grandes nácares y meros. La segunda, creada en 1986 sobre el lecho marino coralígeno, tiene la particularidad de albergar coral rojo.
En tierra, el Principado cuenta con ochocientas ochenta especiales vegetales, de las cuales dieciocho son parte del patrimonio natural. Distintos estudios han permitido catalogar la fauna y la flora y en particular descubrir especies raras de insectos invertebrados. La Roca sirve de refugio para una pareja de halcones peregrinos y sus crías. El intermediario de la Dirección de Planificación Urbanística lleva a cabo una política de conservación de especies arbóreas y vegetales, recogida en el "Código del árbol". Este documento trata el papel del árbol en la ciudad, su importancia, sus virtudes, y cataloga el patrimonio arbóreo del Principado Fuentes / más información

Vigilancia

1) Control de la calidad del aire

Para evitar molestias respiratorias o riesgos para la salud, hace más de veinte años se existe una red automatizada de cinco estaciones homologadas en el territorio. Proporciona mediciones de forma continua y automática o mediante muestreos, seguidos de análisis en el laboratorio. La Dirección del Medio Ambiente lleva a cabo el tratamiento del conjunto de medidas, que se comprueban por AtmoSud (especialista  agregado en Provenza-Alpes Costa Azul).

Se investigan los contaminantes siguientes:

  • Monóxido de carbono (CO)
  • Óxidos de nitrógeno (NOx)
  • Dióxido sulfúrico (SO2)
  • Ozono (O3)
  • Partículas finas

El dispositivo de vigilancia acaba de ser reforzado por la puesta en línea, en el portal Internet del Gobierno, de un índice de Calidad del Aire (IQA). La calidad se expresa gracias a un índice global de 0 (muy bueno) à 100 (umbral de alerta), calculado según los datos recogidos por las cinco estaciones de medición de calidad del aire que opera la Dirección del Medio Ambiente. La previsión IQA para el día siguiente (J+1) también se estima teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas.

2) Control de calidad de las aguas litorales

El Principado garantiza la vigilancia de la calidad física y química de las aguas litorales, basada en medidas repetidas por el conjunto de compuestos del medio marino (masas de agua, sedimentos u organismos vivos) además de en el conocimiento de actividades o de aportes naturales y antrópicos, susceptibles de influir en la calidad del medio.
La vigilancia sanitaria de las aguas de las playas se efectúa también desde principios de mayo hasta finales deseptiembre, con un ritmo de muestreo y análisis semanal en todas las zonas de baño (playas de Pêcheurs, del Solarium et de Larvotto). Por otra parte, se emite una declaración de conformidad al comienzo de cada estación balnearia.
Durante la temporada de verano, de junio a septiembre, los valores obtenidos pueden consultarse en el puesto de vigilancia de la playa de Larvotto y en las pantallas de la entrada a Mónaco.

Gestión de recursos

El Principado lleva a cabo una gestión duradera de agua y residuos. Mónaco dispone de dos fuentes de aprovisionamiento de agua: la producida de forma local, que procede de fuentes situadas en la parte este del Principado, y la importada, de un recurso acuífero en el Este de la capa de la Roya, y de un recurso principal en el oeste, de la cuenca fluvial del Var. La racionalización y la disminución del consumo de agua son unos de los grandes desafíos en el marco de la gestión sostenible del recurso. Un consumo demasiado importenta del agua ejerce presión en las reservas de agua dulce, en especial en el medio urbano. Un consumo responsable permite reducir el estrés al que están sometidos los ecosistemas, y prolonga la vida útil de las reservas existentes y de las depuradoras. En los últimos años, la toma de conciencia de los hogares particulares impulsada por los agentes privados y públicos del Principado ha dado como resultado un descenso acusado del consumo del agua en Mónaco. Fuentes/más información

Se ha puesto en marcha un triaje selectivo, apoyado por una amplia política de sensibilización.  www.sma.mc/

En lo que respecta a la energía, el gobierno lleva a cabo una política medioambiental que busca respetar los compromisos del Principado, en especial el protocolo de Kioto. En el marco de las disposiciones del protocolo, Mónaco se ha propuesto el objetivo de mejorar la eficacia energética un veinte por ciento y consumir un veinte por ciento de energía final procedente de fuentes renovables de aquí a 2020.

El "Plan Energía Clima", puesto en marcha para atajar el cambio climático, y la adaptación  del territorio a los cambios, en el marco del desarrollo sostenible. Más información

Reducción de los gases de efecto invernadero

El Principado de Mónaco se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un cincuenta por ciento entre 1990 y 2030.  
Para alcanzar este objetivo se creó la "Misión para la Transición Energética", que dirige sus esfuerzos en cambiar los tres sectores que más emisiones producen: el tratamiento de residuos, los transportes por carretera y el gasto energético de los edificios.
La misión gestiona, además, el fondo verde nacional, para llevar a cabo proyectos concretos de envergadura.
Después de la redacción del "Libro Blanco", que determina los pasos a seguir, la Misión para la Transición Energética trabaja en el desarrollo de energías renovables en Mónaco (solar, talasotérmica, geotérmica…).
En paralelo se ha creado el Pacto para la Transición Energética. Permite a entidades públicas o privadas adoptar de forma conjunta medidas, tanto voluntarias como obligatorias, para reducir los gases de efecto invernadero.  Más información

Mónaco, destino turístico responsable

El sector turístico de Mónaco sigue la política medioambiental que impulsa el Gobierno del Principado. Todos los agentes implicados se comprometen en favorecer un turismo más responsable poniendo en práctica soluciones para una gestión óptima de los recursos.
Todos trabajan juntos para garantizar la protección, la conservación del agua, la biodiversidad y la lucha contra el calentamiento climático.
Como ejemplo, la mayoría de los hoteles han elegido la certificación medioambiental, la movilidad suave se ha impulsado gracias al desarrollo de una red de transporte público y de soluciones de intermodalidad eficacaces. Se organizan con regularidad medidas de concienciación como el triaje, la lucha conta los desperdicios alimentarios, la protección de la biodiversidad …

Green is the new Glam

La Dirección de Turismo y Congresos de Mónaco lanzó en 2018 una nueva estrategia de comunicación que tiene como objetivo promover el turismo responsable, y que se articula en torno al eslógan "Green is the new glam".
El mensaje es contundente y tiene como objetivo afirmar la posición de Mónaco en tanto que destino de turismo de lujo responsable.
Desplegada en todos los mercados y soportes a nivel internacional, y apoyándose especialmente en lo gráfico y en una campaña de vídeo. "Green is the new Glam”, permite dar voz a los esfuerzos de los colaboradores y promover buenas prácticas de todo tipo: hosteleras, gastronómicas, pasando por la movilidad, los centros de interés y los acontecimientos del Principado.