Ver

Camino de las Esculturas de Fontvieille

Fontvieille es el más nuevo de los distritos de Mónaco. Nace de 23 hectáreas de terreno ganado al mar en la década de 1970. Es, además, uno de los más pictóricos, con un sinfín de jardines en los que las esculturas son las protagonistas.
 Salida: Place d’armes  Llegada: Place d’Armes
 Recorrido: 2 km Tiempo de recorrido estimado: 1 h 30  
 Dificultad: Ninguna    
Especificidades: Muchos museos y jardines - Miradores al mar y a la bahía.

 
El distrito ofrece un recorrido peatonal que permite que los paseantes descubran esta parte de su riqueza con obras de artistas como RODIN, BOURDELLE, LÉGER, RENOIR, ARMAN, CÉSAR o LALANNE.

Sugerencia para descubrir el camino de las esculturas:
Dirección Place du Canton desde la Place d’Armes. En las proximidades de las escaleras mecánicas se puede admirar el Grand Ours, de François-Xavier LALANNE. A continuación, paseo por la Place du Canton para tomar las escaleras a la izquierda del Espace Léo Ferré y llegar frente al jardín de la UNESCO. A la derecha de la entrada del jardín se encuentra el mosaico de Fernand LÉGER, Les Trois Musiciens (1944). Se puede acceder al jardín para admirar las obras de los diferentes artistas: Renaissance (1986), de Kim HAMISKY; Le poing (1980), de CÉSAR; Le 7ème jour (1994), de MONTALBANO; Grande baigneuse accroupie (1906-1907), de BOURDELLE, o Marta Accovacciata (1996), de Giuseppe BERGOMI.

Cruzar la pasarela que conduce a la entrada del Quai Jean Charles Rey, donde se encuentran Grande Carpe (1996), de François-Xavier LALANNE, y Solitary (1988), de Sandro CHIA.
Caminar por el puerto deportivo y llegar hasta el final del muelle para descubrir las magníficas vistas de El Rocher y de los cabos de la Riviera francesa y de la Riviera italiana. Mirar hacia la bahía permite entender por qué Mónaco ocupa un espacio privilegiado, entre el Mediterráneo y los Alpes.

Dirigirse después al Helipuerto y al Parque Paisajístico. Un jinete con su lanza espera frente a la entrada del parque.

El parque y la rosaleda guardan, además de esculturas, una infinidad de variedades de rosas, el alma de la Rosaleda Princesa Gracia, quien tanto las amaba. En la Rosaleda, Kees Verkade rinde homenaje a la princesa Gracia con su obra de 1983.

El Parque Paisajístico de Fontvieille sorprende con sus muchas esculturas, entre ellas La Grande Laveuse (1917), de Pierre-Auguste RENOIR y Richard GUINO; Woman Smoking A Cigarette (1987), de BOTERO; Evolution (1979) de Emma de SIGALDI, escultora monegasca de finales del siglo XX; Le poisson (1986), de ALESSIO; Hommage aux éléphants de cirque (2016), de Rolf KINE; Montophant (1988), de ARMAN; Seri Mutti, de Roberto BARNI; Torso Desperacion, de Víctor OCHOA, o Frère et sœur, de André MASSON (siglo XX).